space-ibiza-logo.jpg

  Pepe Roselló el fundador de Space Ibiza presenta  

La Ibiza Vivida

1646754019835.jpg

Presentación distendida , con un  aforo completo, y asistentes, unos ávidos de conocimiento y otros orgullosos de haber hecho parte de esa gran historia, de esos momentos únicos e irrepetibles.

 

El libro, de casi 650 páginas e ilustrado con alrededor de 200 fotografías, describe toda la vida de Pepe Roselló, que nació en 1936, recién iniciada la Guerra Civil, en el edificio La Mutual, en el arrabal de Sant Antoni; esas calles que hoy se conocen como West End. En los primeros capítulos se narra la vida de los pescadores, cómo en las actuales travesías repletas de bares de copas entonces payeses y marineros hacían las matanzas. A su alrededor convivían pescaderías, herrerías, carpinterías, talleres mecánicos, fábricas de gaseosa y hasta cuadras y otros edificios del Ejército. 

 

Comentó en la presentación que se sentía obligado a agradecer todo lo que la isla le ha ofrecido a lo largo de su vida y que sin ella jamás hubiera podido alcanzar, a su pueblo, sus gentes, sus vecinos , a las madres y abuelas que sufrieron,  ( su madre se quedó viuda muy joven y saco a él y a sus hermanos adelante con esfuerzo y dedicación ), en definitiva , a su amada Ibiza.

 

Desgranó con detalles , pasajes de su vida, sus contactos con la realeza, grandes arquitectos, personajes ilustres de la ópera, del mundo de las artes y de los negocios. 

 

Su infancia y adolescencia

 

Pepe Roselló se quedó huérfano de padre con solo seis años, después de que el militar Vicent Roselló sufriese un accidente de moto. Él y sus hermanos se quedaron al cuidado de su madre, María Prats y de sus abuelos maternos. El abuelo Pep Prats, ‘Bonet’, que era alcalde, campesino, pescador, armador, comerciante y copropietario de la fábrica de la luz, entre otros oficios, ejerció como padre para todos ellos y se ocupó de que recibieran una buena educación.

 

La abuela María les cocinaba sabrosos guisos y ayudaba a su madre con las demás tareas. Tras estudiar de pequeño en las Trinitarias de Sant Antoni, con diez años se marchó con su hermano Vicent al internado del Colegio La Salle de Palma de Mallorca, para después pasar unos años como bachiller en el Instituto de Dalt Vila, en el Hotel Naranjo.

Acabó el instituto en el Colegio San Antonio de Murcia, donde estudiaban los huérfanos de suboficiales. En esta ciudad se licenció también como Profesor Mercantil y realizó las milicias universitarias en Montejaque (Ronda) y en Tenerife. 

Vuelta a Ibiza


Regresó a Ibiza con 23 años y se hizo cargo de algunos negocios familiares, como la empresa de autobuses que tenían a medias con Alfonso Ribas Piqué, que hacía la línea Sant Antoni-Ibiza con la famosa Parrala. Luego, gracias a una quiniela, obtuvo un dinero inesperado que le permitió abrir su primer restaurante, S’Olivar, en 1961.

Al año siguiente puso en marcha El Rincón de Pepe, en la calle Sant Mateu, que aún se mantiene con el mismo aspecto de entonces, aunque lo regenta otra familia, y en 1963, junto a sus hermanos Vicent, Antonio, Juanito y Maruja, puso en marcha el primer restaurante tipo celler mallorquín que abrió en Ibiza, decorado con enormes cabeceras de barrica: El Refugio, hoy un bar y sala de conciertos, en pleno West End.

 

En 1964 se marchó una temporada a Suiza para perfeccionar sus conocimientos de hostelería y allí, casualmente, se encontró con Ko Dekker, un empresario holandés que veraneaba en Sant Antoni, en el chalet familiar de los ‘Bonet’. Este le informó de que la sala de fiestas Capri había cerrado y le propuso alquilarlo juntos, financiando el holandés toda la operación. Así fue como nació su primera sala de fiestas, Capri-Playboy Club, que fue la primera en traer grupos de rock en directo y alternar sus actuaciones con música de tocadiscos. 

Su siguiente negocio, ya en 1975, fue el Playboy 2, en la calle Santa Agnès, en pleno West End, que él concibió como una discoteca de alto nivel, con una atención al cliente de primera calidad. 

 

Es en 1989, Antonio Matutes le propuso hacerse cargo de la discoteca que esta familia tenía en Platja d’en Bossa y que apenas funcionaba. De esta manera llegó Space, que Pepe levantó de la nada hasta convertirla en la sala de fiestas más laureada del mundo, con 13 premios a la mejor del planeta. Permaneció en manos de Pepe Roselló hasta el año 2016, cuando terminó el contrato de arrendamiento que tenía con Empresas Matutes.

Pepe sigue vicepresidiendo la fundación Renata Tebaldi y regenta el Museo que existe en la localidad italiana de Busetto, junto al de Giuseppe Verdi

Pepe Roselló, asimismo, ha sido presidente del Club Nàutic Sant Antoni en su primera década de existencia, también lideró durante veinte años la Asociación de Empresarios de Salas de Fiestas de la isla y fue concejal de Urbanismo de Sant Antoni durante dos legislaturas. 

Os invitamos a que leáis este libro tan lleno de sorpresas y que sin duda es una pieza indispensable para los amantes de la isla y los desconocedores de tanta ilustre historia.

El libro está a la venta , editado por Neus Escandell Tur y distribuido por Balafia Postals .

Una presentación relajada, con casa llena, y asistentes, algunos,  ávidos de conocimiento y otros orgullosos de haber sido parte de esta gran historia, de estos momentos únicos e irrepetibles.

 

El libro, de casi 650 páginas e ilustrado con unas 200 fotografías, describe toda la vida de Pepe Roselló , que nació en 1936, justo después del inicio de la Guerra Civil, en el edificio La Mutual, en el barrio de Sant Antoni; esas calles que hoy se conocen como West End. Los primeros capítulos narran la vida de los pescadores, cómo los pescadores y marineros sacrificaban sus capturas en lo que hoy son las calles llenas de bares y pubs. A su alrededor vivían pescaderos, herreros, carpinteros, talleres mecánicos, fábricas de refrescos e incluso establos y otros edificios del ejército.  

 

Dijo en la presentación que se sentía en la obligación de agradecer todo lo que la isla le ha brindado a lo largo de su vida y que sin ella nunca lo hubiera podido lograr, su gente, sus vecinos, las madres y abuelas que sufrieron, (su madre enviudó muy joven y sacó adelante a él y a sus hermanos con esfuerzo y dedicación), en definitiva, su amada Ibiza.

 

Relató con detalle pasajes de su vida, sus contactos con la realeza, grandes arquitectos, ilustres personajes de la ópera, las artes y el mundo empresarial.  

 

Su infancia y adolescencia

 

Pepe Roselló perdió a su padre cuando solo tenía seis años, después de que el militar Vicent Roselló sufriera un accidente de moto. Él y sus hermanos quedaron al cuidado de su madre, María Prats , y sus abuelos maternos. El abuelo Pep Prats , ' Bonet ', que fue alcalde, agricultor, pescador, armador, comerciante y copropietario de la fábrica ligera, entre otros oficios, ejerció de padre para todos ellos y se encargó de que recibieran una buena educación. La abuela María les cocinaba sabrosos guisos y ayudaba a su madre en las demás tareas.

 

Tras estudiar de niño en las Trinitarias de Sant Antoni, a los diez años se fue con su hermano Vicent a internarse en el internado Colegio La Salle de Palma de Mallorca, y luego pasó unos años de bachillerato en el Hotel Naranjo en Dalt Vila. Terminó el bachillerato en el Colegio San Antonio de Murcia, donde estudiaban los huérfanos de suboficiales. En esta ciudad también se graduó como Catedrático Mercantil e hizo sus milicias universitarias en Montejaque (Ronda) y Tenerife.  

 

volver a ibiza

Regresó a Ibiza con 23 años y se hizo cargo de algunos negocios familiares, como la empresa de autobuses que tenían en común él y Alfonso Ribas Piqué, que regentaba la línea Sant Antoni-Ibiza con la famosa Parrala. Luego, gracias a un juego de apuestas, obtuvo un dinero inesperado que le permitió abrir su primer restaurante, S'Olivar, en 1961.

 

Al año siguiente abrió El Rincón de Pepe , en la calle Sant Mateu, que aún conserva el aspecto de entonces, aunque regentado por otra familia, y en 1963 , junto a sus hermanos Vicent, Antonio, Juanito y Maruja, abrió el primer restaurante tipo bodega mallorquina en Ibiza, decorado con enormes cabezas de barril: El Refugio, hoy bar y sala de conciertos en el corazón del West End .  

 

En 1964 se fue una temporada a Suiza para perfeccionar sus conocimientos en el negocio hotelero y allí, por casualidad, conoció a Ko Dekker, un empresario holandés que pasaba sus vacaciones de verano en Sant Antoni , en la villa de la familia Bonet. Le informó que la discoteca Capri había cerrado y le propuso alquilarla juntos, financiando el holandés toda la operación.

Así nació su primera discoteca, el Club Capri-Playboy , que fue la primera en traer bandas de rock en vivo y alternar sus actuaciones con música de tocadiscos.  

 

Su siguiente negocio, en 1975 , fue Playboy 2 , en la calle Santa Agnès, en pleno West End, que concibió como una discoteca de primer nivel, con una atención al público de primera.  

 

En 1989 Antonio Matutes le propuso hacerse cargo de la discoteca que esta familia poseía en Platja d'en Bossa y que apenas funcionaba. Así nació Space, que Pepe levantó de la nada para convertirse en la discoteca más premiada del mundo, con 13 premios a los mejores del mundo. Permaneció en manos de Pepe Roselló hasta 2016, cuando finalizó el contrato de arrendamiento que tenía con Empresas Matutes .

 

Pepe sigue siendo vicepresidente de la Fundación Renata Tebaldi y dirige el museo en la localidad italiana de Busetto , junto al Museo Giuseppe Verdi . 

Pepe Roselló también ha sido presidente del Club Nàutic Sant Antoni en su primera década de existencia, también dirigió la Asociación de Empresarios de Discotecas de la isla durante veinte años y fue concejal de Urbanismo de Sant Antoni durante dos legislaturas. Te invitamos a leer este libro, que está lleno de sorpresas y es, sin duda, una pieza indispensable para los amantes de la isla y para aquellos que desconocen su ilustre historia. El libro está a la venta, editado por Neus Escandell Tur y distribuido por Balafia Postals.