IBIZA TEMPORADA DE VERANO 2020

410afaa5-bf17-45dd-bcad-0754e8896c6a_edi

Ibiza anuncia que los Djs Internacionales no irán

este año a la Isla debido a la pandemia

Ibiza anuncia que los Djs Internacionales no irán este año a la Isla debido a la pandemia. 

 

Ibiza se prepara para la catástrofe. Es el destino favorito para miles de británicos, alemanes e italianos, entre otros. Los comercios deberían estar inaugurando su temporada alta en estos días. Pero la pandemia trastocó todo. Los grandes DJ internacionales ya anunciaron que no irán este año. Muchos hoteles, restaurantes y discotecas no abrirán sus puertas. La economía de la isla entra en zona de emergencia. La principal playa de Europa, ante un verano sin turistas ni fiestas.

 

Ibiza asiste a la mayor catástrofe que sus vecinos recuerdan. Esta isla española, convertida desde finales de los 70 en la capital mundial de la fiesta, teme verse obligada a dar la temporada por perdida por el coronavirus. Los grandes DJ internacionales no irán, las discotecas no saben si podrán abrir en todo el verano, los hoteles están vacíos y las playas desiertas. “Es una tragedia”, dicen los empresarios locales, conscientes de que la economía regional depende casi en su totalidad del turismo que este año no llegará. “¿Cómo vamos a sobrevivir?”, se preguntan.

 

Mayo es un mes clave para Ibiza, cuando las grandes discotecas como Pachá, Amnesia, Privilege y Ushuaïa celebran sus aperturas y la isla se prepara para las oleadas de visitantes extranjeros (italianos y británicos lideran las cifras, pero también llegan de Alemania, Francia, Estados Unidos y, cada vez más, Latinoamérica) que no cesarán hasta los cierres entre septiembre y octubre. Para la mayoría de los trabajadores de la isla, los ingresos de todo el año dependen de estos meses.

 

El gobierno español acaba de anunciar las fases de la desescalada del confinamiento, uno de los más estrictos del mundo desde que arrancó el 14 de marzo. Entre mayo y junio volverá poco a poco la normalidad, siempre que no empeoren las cifras de infectados. Pero esas medidas no tranquilizan a los trabajadores de Ibiza, que repiten dos palabras para describir su situación: “miedo e incertidumbre”.

“Doy por perdido el año, ya asumo que voy a tener cero ingresos. Aunque hacia julio o agosto la isla empiece a abrirse, la normalidad va a tardar mucho más en regresar, ni siquiera en 2021 volverán a ser las cosas como antes. No soy dramático, soy realista”, dice a Infobae Juan Fluxà, quien se define como “100% ibicenco”, un empresario reconvertido en artesano que vive exclusivamente del turismo, enfocado en servicios gourmet y productos de autor como su destilería.

 

Como él, muchos otros que tienen negocios en la isla piensan que la crisis sanitaria va a provocar una crisis económica sin precedentes. “Va a ser peor que la de 2008”, advierte Fluxà. El estallido de la burbuja inmobiliaria hizo estragos hace una década en la economía española por su dependencia del ladrillo, pero las consecuencias del Covid19 (confinamiento, aislamiento social, aeropuertos cerrados) amenaza con herir de muerte a la locomotora que aporta más del 12% al PIB nacional: el turismo.

 

“Las medidas que está tomando el gobierno para ayudar a los trabajadores están bien para el corto plazo. ¿Pero qué va a pasar después con los empresarios que dependen del turismo? Esto no se va a arreglar en mucho tiempo, hablar de soluciones para menos de un año es ciencia ficción”, reflexiona Fluxà, quien cree que muchas empresas en Ibiza irán a la quiebra si no se toman ya medidas extraordinarias para que puedan hacer frente a sus gastos fijos sin ingresar ni un euro.

Tras ocho años seguidos de cifras récord en los visitantes extranjeros que llegan a las playas españolas, 2020 será una fecha dramática para el turismo en España, que ya calcula unas pérdidas superiores al 60% respecto a los ingresos de 2019. En las islas Baleares este porcentaje podría ascender al 80%, según la asociación turística nacional Exceltur. La consejería de trabajo del gobierno balear estima que hasta agosto no habrá una “mínima” actividad en la región y que Ibiza será la isla más castigada junto a Formentera.

 

Las autoridades locales calculan que en las Baleares podrían destruirse este año cerca de 150.000 empleos. La tragedia detrás de estas cifras tiene nombre y apellidos. El DJ Andy Laguna, un catalán que llegó hace 20 años a Ibiza, explica que la mayor parte de los trabajadores isleños pasan la mitad del año en barbecho para trabajar a destajo en la temporada alta. “A mí esto me ha arruinado directamente”, lamenta en conversación con Infobae.

Al menos un 90% de la economía de la isla gira en torno al turismo, una cifra que algunos empresarios suben al 100% porque, al fin y al cabo, todas las actividades (desde la pesca hasta la restauración) dependen de los visitantes. “Esto es un pueblo, aquí no hay nada más que hacer, es casi un monocultivo”, dice Andy Laguna, que habla de un movimiento de solidaridad entre los vecinos para ayudar a los que se han quedado sin ingresos y ni siquiera pueden comprar comida. “Al ser un sitio tan pequeño, todos nos conocemos, Ibiza es una gran familia”.

 

Para Mario del Pino, promotor que trabaja desde hace 12 años en Ibiza ofertando paquetes turísticos de todo incluido con fiestas en barco, discotecas, alojamiento y vuelos desde la Península, “Ibiza está ahora mismo muerta, todo el mundo está acojonado”. Advierte que muchos puestos de trabajo relacionados con la fiesta (pinchadiscos, camareros, seguridad, gogós, pequeños empresarios, promotores) van a desaparecer.

 

Fuente : Infobae

Por José Fajardo 

 

IBIZA BPM RADIO
IBIZA BPM TV
IBIZA BPM SHOP
IBIZA BPM SHOW CASE
logo-branco.png

2019 - Copyright Ibiza Enjoy Group. Todos los derechos reservados.